Saltar al contenido principal
PLATAFORMA TECNOLÓGICA PARA LA GESTIÓN DE LA EXCELENCIA

¿Qué son los Riesgos de las Terceras Partes?

Los Riesgos de Terceras Partes, riesgos de terceros o third party risk son aquellos riesgos para la organización derivados de proveedores, contratistas, servicios externos o cualquier otro activo ajeno a la organización.

Obviamente todas las organizaciones necesitan de servicios de terceros para la generación de valor para sus clientes, sin embargo, esto también implica un riesgo, que se incrementa con el grado de dependencia de estas terceras partes.

¿Por qué es necesario gestionar el Third Party Risk?

Cuanto mayor es la dependencia de la organización, mayor es el riesgo de que un incumplimiento de plazos, el cambio de condiciones económicas, errores en el suministro o disminución de calidad del mismo pueda tener un impacto decisivo para la organización.

La materialización de un riesgo procedente de un proveedor posiblemente desencadenará otros riesgos asociados en el ámbito estratégico, operativo, de cumplimiento legal o normativo, financiero o incluso de seguridad de la información.
Por este motivo, es indispensable examinar en profundidad los terceros con quienes nos relacionamos, evaluarlos de manera constante y establecer las medidas necesarias para asegurar la buena marcha de la organización.

Pasos para la gestión de Riesgos de Terceros

Para una correcta gestión de Riesgos de Terceros que minimice el riesgo asociado a estos se deben seguir unos pasos básicos que podrán variar en función de la metodología y marco de trabajo empleado para la gestión de riesgos:

Identificar a la tercera parte

Implica contar con toda la información necesaria relacionada con el mismo, desde sus datos hasta estados contables e información reputacional. Cuanto mayor sea la información de la que se disponga, más fácil será calcular el nivel de riesgo y establecer las medidas necesarias para que no lleguen a materializarse los riesgos identificados.

Evaluar y seleccionar los terceros con los que operamos

En función de la información que se consiga deberemos evaluar el riesgo de cada uno y tener en cuenta todos los factores posibles y deseables para contar con la seguridad de que no se producirán eventos de riesgo o que el impacto de estos será mínimo. Para ello es habitual exigir a los proveedores ciertas certificaciones y modelos de gestión.

Evaluar el riesgo de cada tercera parte

En esta fase se comenzarán a aplicar las metodologías de cálculo que determinen los especialistas. Para ello será bueno contar también con información de otras organizaciones, referencias, casos de éxito o reportes de otras organizaciones con las que trabajan. Por lo general su organización no habrá sido la primera que evalúe el riesgo de un proveedor.

Tratar los riesgos asociados a cada uno

En función de los riesgos de terceros detectados será necesario categorizarlos según su impacto y probabilidad de que se materialicen y con esta prioridad desarrollar planes de acción calendarizados para cada uno de ellos.

Los planes de acción y la prioridad deberá establecerse teniendo en cuenta el apetito de riesgo de la organización y evaluar si el tratamiento de ciertos riesgos es demasiado costoso en términos económicos o de coste de oportunidad.

Con esta determinación se ha de establecer el riesgo residual que la organización se puede permitir y monitorizarlo para que estos niveles se mantengan en zonas seguras.

Implementar indicadores de rendimiento

Una vez que sabemos que es lo que debemos medir para que el riesgo se mantenga en niveles tolerables, deberemos establecer indicadores para saber si la gestión del riesgo se está haciendo correctamente y realmente los planes de acción están ayudando a que el riesgo se mantenga controlado. Algunos indicadores de rendimiento pueden ser el número de terceras partes activas e identificadas, el número de contratos que cumplen con los requisitos o las medidas de prevención que se han puesto en marcha y sus resultados.

Monitoreo constante

Las relaciones que mantenemos con terceras partes varían cada poco tiempo, más aún si la organización está creciendo rápido o si tiene gran volumen de actividad. En este sentido, es fundamental llevar una monitorización constante de cambios en la alta dirección, cambios regulatorios, en la administración pública, fusiones o adquisiciones o contratación de proveedores entre otras.

Software de gestión de Riesgos de Terceras Partes

ISOTools pone a su disposición la herramienta perfecta para realizar una gestión integral de Riesgos de Terceras Partes, desde su identificación hasta la vigilancia constante de indicadores de rendimiento y de riesgo de forma eficiente.
Gracias a la automatización de procesos y la implicación del proveedor en el portal de terceras partes, desde el que gestionará su documentación y atenderá los requerimientos, ISOTools le permite minimizar el riesgo asociado a terceras partes.

Automatización de la gestión de riesgos corporativos. Claves para un ERM eficiente

Automatización de Riesgos Corporativos La Gestión de Riesgos Corporativos es clave. La tecnología avanza, y con ella, los riesgos. Por…

Marco Conceptual de Control Interno. ¿Por qué es imprescindible?

Marco Conceptual de Control Interno El Marco Conceptual de Control Interno se implementa en Perú para conseguir que las autoridades…

Criterios de selección de contratistas según HSE

HSE La dinámica empresarial actual, ha llevado a las organizaciones a contratar de manera externa actividades propias y no propias…

Riesgo en proveedores: 3 recomendaciones para reducirlo

  Las organizaciones inevitablemente necesitan trabajar con proveedores externos y eso supone un riesgo importante dentro del programa antisoborno. De hecho,…

Beneficios de un sistema de gestión compliance en la relación con terceros

Sistema de gestión compliance Toda organización tiene una proyección externa que la relaciona con terceras partes. Esto provoca que su…

6 pasos para abordar la gestión de riesgos a terceros

Riesgos Normalmente, la mayoría de las empresas dependen de terceros que les proveen suministros o algún tipo de servicio, por…