Procesos ágiles. Nuevas metodologías de gestión para maximizar resultados
cerrar

Software para la Gestión de la Excelencia

Cerrarcerrar_megamenu

Sobre ISOTools

Cerrarcerrar_megamenu
PLATAFORMA TECNOLÓGICA PARA LA GESTIÓN DE LA EXCELENCIA Demo Login
Blog Calidad y Excelencia

Procesos ágiles. Nuevas metodologías de gestión para maximizar resultados

Procesos ágiles

Procesos ágiles

Las metodologías ágiles son aquellas que permiten a las organizaciones adaptar su forma de trabajar a las condiciones de un proyecto concreto y con ello ganar en flexibilidad y rapidez a la hora de presentar resultados o, al menos, entregas funcionales. Esto es esencial en los mercados actuales, cada vez más exigentes. Tu cliente lo está demandando, si no se lo ofrece tu organización otra lo hará.

Las empresas que adoptan estas metodologías consiguen una gestión eficaz y eficiente de los proyectos reduciendo de forma notable los costes, mejorando la productividad y aumentando los flujos de caja que les permiten un crecimiento más rápido y sostenible.

Estas entregas parciales y funcionales tienen como segundo objetivo mejorar la satisfacción del cliente, que comenzará a obtener resultados más rápido. Con ello el producto final también se ajustará más a las expectativas ya que cualquier corrección será más fácil de implementar. Esta mejora de la satisfacción del cliente de forma eficiente y sostenible es un objetivo compartido con cualquier sistema de gestión de la calidad.

Esta mejora de la satisfacción del cliente forma parte de la filosofía de las metodologías ágiles de las que hablamos en el artículo Metodología ágil. Qué son y cuáles son las más empleadas

Al trabajar con metodologías ágiles es fundamental cuidar al máximo la calidad y contar con procesos y procedimientos muy bien definidos. Guardar la disciplina es fundamental para conseguir los resultados que se buscan. Para ello, una buena gestión por procesos es clave.

En los sistemas de gestión por procesos, el uso de metodologías ágiles son especialmente útiles para conseguir implementar mejoras y modificaciones en procesos y procedimientos para conseguir avanzar hacia la mejora continua.

 

Gestión de procesos ágil

Gracias a la tecnología la gestión por procesos en las organizaciones ha sufrido una gran revolución, permitiendo optimizar el rendimiento y maximizar los resultados. Con ellas  también es más fácil introducir mejoras continuas en las organizaciones ya que de otro modo, lo habitual es esperar hasta el final del proyecto para analizar.

Con las metodologías ágiles se conseguirá, además, reducir procesos innecesarios, algo que facilitará a su vez aplicar pequeñas mejoras en la forma de gestión que gradualmente será más y más eficiente.

 

¿Cómo aplicar metodologías ágiles?

La implementación de metodologías ágiles no es algo rápido. Requiere de una implicación total de los líderes de la organización y un conocimiento experto para llevar el cambio hasta el último integrante de la organización.

Del mismo modo, al igual que vimos con la transformación digital de la organización, será fundamental una adecuada gestión de los frenos y barreras que se encontrarán. Entre los más comunes podríamos destacar el miedo al cambio intrínseco en la mayoría de las personas. Cuando más tiempo lleve una persona trabajando de la misma forma, más complicado será que se adapte a las nuevas metodologías de trabajo y adopte procesos ágiles.

 

¿Cómo afectan a los equipos de trabajo?

Por norma general las personas se sienten más satisfechas en sus puestos de trabajo cuando son altamente productivos. Hacer más con menos esfuerzo gracias a las metodologías ágiles también mejorará la motivación de los equipos de trabajo ya que verán recompensado su esfuerzo en menos tiempo.

Los procesos innecesarios, de poca utilidad o que apenas aportan a generar valor en la organización son un factor desmotivador en cualquier equipo y su eliminación paulatina gracias a la mejora continua impactará de forma muy positiva en cualquier equipo de trabajo.

Un ambiente de trabajo más positivo afectará también a la capacidad de las personas para la innovación. Pensar de forma diferente, asumir nuevos retos y aportar pequeñas mejoras en su campo y en los de otras personas con las que se relacionan serán beneficios añadidos de la implementación de procesos ágiles más eficientes.


top