La gestión de riesgos reputacionales en las organizaciones
cerrar

Software para la Gestión de la Excelencia

Cerrarcerrar_megamenu

Sobre ISOTools

Cerrarcerrar_megamenu
PLATAFORMA TECNOLÓGICA PARA LA GESTIÓN DE LA EXCELENCIA Demo Login
Blog Calidad y Excelencia

La gestión de riesgos reputacionales en las organizaciones

La gestión de riesgos reputacionales en las organizaciones
5 (100%) 1 vote[s]

Riesgos reputacionales

Riesgos reputacionales

Antes de pasar a hablar de los riesgos reputacionales, conviene definir que es un riesgos. Un riesgo es un evento que si se llega a producir puede tener un efecto negativo o positivo en los objetivos de un determinado proyecto empresarial. Esta es una de las claves del bien funcionamiento de toda organización.

Una amenaza o riesgo negativo, es una condición o situación desfavorable que si se produce tendrá un impacto negativo.

Un impacto se puede considerar como el costo incremental del proyecto si el evento de riesgo se manifiesta. Depende de dónde se presente en el ciclo de vida y cuánto tiempo se necesite para reparar el daño. Concretamente, los impactos por riesgos reputacionales son muy complicados de reparar, debido a la enorme repercusión que pueden llegar a tener de cara a la sociedad.

 

IC-ISO-CTA Boton ebook 31000

Haz click aquí y descárgate el Whitepaper: Las claves del Éxito en la Gestión  de Riesgos

 

¿Que son los riesgos reputacionales?

Un riesgo reputacional se define como aquel que provoca una pérdida potencial de capital financiero, capital social y / o participación de mercado debido a daños relacionados con la reputación de una empresa. Como se mencionaba anteriormente, uno de los principales problemas de este tipo de riesgos es la dificultad que tiene su reparación, ya que suelen estar asociados a una gran difusión social y mediática en la gran mayoría de los casos.

La publicidad negativa es uno de los impactos más perjudiciales que puede ejercerse sobre una organización. Esto provoca efectos inmediatos de cara a clientes, colaboradores, proveedores y demás agentes relacionados con la actividad de la misma. Los medios de comunicación suelen ser en cierto modo cómplices de que estos impactos se difundan de manera masiva.

En algunos casos, este tipo de riesgos pueden provocar la desaparición de determinadas compañías y organizaciones. Es por ello por lo que se debe prestar especial atención a no sufrirlos. De ahí que sean muchas las organizaciones que los tengan bien definidos y claros. Un claro ejemplo son las entidades bancarias, las cuales deben de andar con pies de plomo ante este tipo de situaciones.

Es por esto por lo que la reputación corporativa es un activo muy valioso que debe ser defendido a ultranza. Se debe tratar por todos los medios de no perder en menor o mayor medida evitando los llamados daños reputacionales.

 

¿Como se pueden evitar o minimizar los riesgos reputacionales?

Aunque son muchas las variables que influyen en este aspecto, tanto internas como externas, son dos los factores clave a la hora de evitar o minimizarlos al máximo:

  • El conocimiento y la gestión de los riesgos. Habrá que conocer e identificar a la perfección cuales pueden ser la situaciones que pueden provocar que se produzca un riesgo reputacional en nuestra compañía, para así evitar de manera previa que se de lugar a esa determinado situación de peligro.
  • La capacidad de resolución de crisis. Será necesario aplicar un correcto enfoque de cara a una posible situación de riesgo reputacional. Así se podrá conseguir que los resultados de este sean mínimos, en el caso de que se haya producido.

Una buena gestión de estos dos factores incluso puede provocar que lo que en un momento se consideraba un riesgo reputacional, se transforme en lo que se conoce como una oportunidad reputacional. Este giro desde luego, es muy complejo.

 

 

¿Que tipo de riesgos reputacionales existen?

Según los principales estudios, son cuatro los principales riesgos reputacionales con los que una organización se puede encontrar:

  • Los de liderazgo: Estos van a depender de la gestión general de la organización en el ejercicio de su poder.
  • Del entorno (legal): Son aquellos provocados por cambios regulativos o de legislación que afecten a un sector determinado.
  • Naturales: Vienen determinados por el entorno natural. Estos se caracterizan por la dificultad de ser previstos con antelación.
  • Operativos: Son aquellos riesgos intrínsecos que se pueden llevar a cabo en los procesos productivos del negocio.

El riesgo reputacional se trata de un factor corporativo que también depende de las personas. De hecho, son muchos los casos en los que una sola persona dentro de la organización puede ser la culpable de un determinado impacto reputacional. Los motivos puedes ser de lo más variado.

Según un estudio de la prestigiosa auditora Deloitte  los factores fundamentales de riesgo reputacional para los ejecutivos en la actualidad serían: temas relacionados con:

  • Ética/integridad (fraude, corrupción, robo)
  • Productos/servicios (problemas de seguridad con productos y servicios, problemas con la salud y el medio ambiente)
  • Seguridad (física o cibernética)
  • Financiero (reporting, temas contables y de rating crediticio).

No cabe duda de que la gestión de riesgos es un aspecto clave para la permanencia de toda organización. Actualmente existen herramientas que contribuyen a que esta se lleve a cabo de una manera mucho más sencilla y controlada, pudiendo automatizar una cantidad de procesos que ayudarán a los responsables de gestión de riesgos a decidir de una manera más correcta.

 

ISOTools como herramienta de Gestión de Riesgos

ISOTools es una excelente herramienta para la implementación de un sistema de Gestión de Riesgos. Además de automatizar y promover una monitorización eficaz del proceso, permite una mejor coordinación de las tareas entre los directivos o responsables que hayan sido delegados para tal función.

Siguiendo los principios y las directrices de la norma ISO 31000, esta herramienta aporta ventajas que merecen ser destacadas:

  • Ahorra tiempo durante la ejecución de las tareas.
  • Permite realizar auto evaluaciones para definir el estado actual de la organización.
  • Permite un mejor registro de los datos de los diferentes procesos.
  • Realiza comparativas entre análisis de riesgos.
  • Permite visualizar el avance de los proyectos y las actividades.
  • Relaciona actividades similares o que guarden relación.
  • Ofrece cuadros de mando para ilustrar cualquier momento del proceso.
  • Permite la realización de análisis de incidencias.
  • Ayuda a monitorizar la ejecución de soluciones específicas.

 

IC-ISO-CTA Tira ebook 31000

Haz click aquí y descárgate el Whitepaper: Las claves del Éxito en la Gestión  de Riesgos

top